La-Habana
 
Mensajes a La Habana


La Corporación Humanas quiere servir de puente para hacer llegar el sentir de la sociedad colombiana a los miembros del Gobierno y de las Farc sentados en la Mesa de La Habana.


Porque unos pocos están decidiendo el futuro de muchos, recogemos los mensajes de las personas, muchas de ellas mujeres, comprometidas desde hace años en la búsqueda de la paz en Colombia. 


Esta sección está inspirada en “Cartas a La Habana” idea original de Adalgiza Charria, integrante de la Fundación Mujeres, Arte y Vida, MAVI.


 


Francy Yamile Franco Rueda del Departamento Nacional del Partido Comunista y de la plataforma de Mujeres por la Paz.


“Mi mensaje para La Habana, creo que la mesa puede propiciar seguir demandando mayor participación de la sociedad en los contenidos de la negociación. Creo que es necesario seguir construyendo condiciones para la paz, para la búsqueda de la paz en esa mesa de negociación y eso exige varias cosas; una, lograr un acuerdo en términos del cese bilateral del fuego y lo segundo creo que tiene que exigirse al Estado colombiano un cese de hostilidades legislativas en relación con la agenda de los derechos de la población en Colombia. O sea, no podemos seguir hablando de paz sabiendo que esto es un conflicto con razones sociales, políticas y económicas y mientras tanto se sigue legislando contra los derechos de la población en términos laborales, de educación, salud, etc. Entonces creo que sí hay que lograr que la mesa de negociación dé más dimensión o amplíe la dimensión en términos de lo que se espera que sea el resultado de la superación de un conflicto que lleva más de 50 años porque no puede ser solamente el silenciamiento de fusiles”. 

 






Feliciano Valencia líder Nasa del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).


feliciano
“Primero que respetamos el modelo de negociación pero reclamamos que la sociedad civil no está participando. Y si la sociedad civil, como constituyente primario, no participa, esos acuerdos pueden cojear a la hora de la implementación. Segundo que tienen que esforzarse al máximo por terminar la confrontación armada en el país porque es un problema para nosotros en el ejercicio de fortalecer la construcción de país desde abajo. La guerra se volvió un problema porque se atravesó a todas las iniciativas sociales y populares y el gobierno la cogió de pretexto para reprimir a la población civil. Tercero que tenemos que ser capaces de tirar mensajes más allá de la terminación del conflicto armado pensándonos en el posconflicto y la construcción de la paz con todos los colombianos y colombianas. Y el último sería que no se puede hablar de terminar el conflicto armado, negociado en Cuba, mientras la guerra sigue en Colombia. Tiene que haber un cese bilateral del fuego que nos permita a nosotros estructurar las propuestas y al gobierno nacional el llamado es que no se puede estar negociando la terminación del conflicto armado y pensando en un posconflicto cuando le está entregando la tierra, vía extranjerización, a multinacionales, a emporios económicos, a otros países, cuando está adelantando una política extractivista entregando la soberanía, cuando está pensando en Tratados de Libre Comercio en detrimento de la soberanía y la economía nacional”.
 






María Mora de Ciudad Bolívar e integrante de Mujeres por la Paz.


340_1947
“Uy, yo les diría primero de todo que tengan en cuenta a las mujeres, a las mujeres que han luchado y que sienten, que tienen ese dolor, ese dolor de patria. Porque si no se pone en la mesa el dolor, yo creo que es muy difícil que se hable también de paz. Hay que tener en cuenta ese dolor, el dolor que tenemos en este país por querer esa paz tan anhelada pero una paz que nos incluya. Una paz que incluya a estas mujeres campesinas, que incluya a todo tipo de mujeres que han tenido que sufrir la violencia, a las mismas presas políticas, a los mismos presos políticos que también han tenido dolor. Por alguna razón ellos están luchando, por alguna razón. Yo no creo que haya una razón que no los obligue a querer estar sentados allí, a querer negociar con un gobierno que no sabemos si realmente nos va a respetar ese negocio”.

 






Rosa Bautista,  lideresa de la localidad de Sumapaz.


“Uno de los mensajes es que se tenga en cuenta todo el proceso del tema agrario, toda la parte rural. Si bien es cierto no una negociación como tal, pero sí que se tenga en cuenta la caracterización de cada una de las localidades, de cada uno de los municipios, porque todos son totalmente diferentes y a veces tratamos como de estandarizar todos los procesos. Que se enfatice cómo es cada uno de los espacios rurales que se tienen y que se tenga en cuenta tanto a hombres como a mujeres”.




 

Ángela María Robledo, representante a la Cámara y copresidenta de la Comisión de Paz.


angelarobledo
“Venimos insistiendo en que si solamente se va a escuchar las voces de los guerreros no vamos a tener claves reales y contundentes para la paz. Entonces quisiéramos que la voz de las mujeres, la perspectiva de las mujeres estuviera en La Habana en algún momento. Eso es lo que queremos que se pida, que se solicite por parte de ellos para que muchas mujeres valiosas en Colombia puedan ir a mirarles a los ojos y decirles: no queremos más guerra y queremos construir con ustedes un país en paz y estamos en capacidad de hacerlo”.


 






Domingo Emilio Pérez Cuellar, alcalde de San Vicente del Caguán (Caquetá).


domingo

“Construir la paz desde las víctimas, es algo fundamental. Eso garantiza el éxito de lo que viene después porque una paz sin reconciliación es una amenaza permanente”.






Martha Díaz de la Asociación de Víctimas de Familias Unidas por un Solo Dolor, AFUSODO.



marthadiaz
“No indulto. No indulto para los militares porque a ellos hay que cobrarles más porque eran los que más sabían y eran para cuidar al pueblo, no para matar al pueblo. De las Farc se podía esperar mucho porque era una guerra, porque están en una guerra, de los paramilitares pues todo ese desastre porque eran malos y se sabía que había una guerra pero ¿de los militares? A ellos sí hay que condenarlos y estos señores deben de pagar. Y es muy reciente lo que ha pasado, porque fue desde el 2004 hasta el 2008, para que ahorita vayan a decir que hay un indulto. Eso es una burla para nosotros y yo digo: no al indulto”. 

 






María Cedeño Sarmiento del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos. 


“Hay tantos temas que uno quiere que no se repitan… Cómo va a haber paz si todavía tenemos impunidad frente a los casos de la Ley de Justicia y Paz, la Ley 975, cómo vamos a creer en los procesos si todavía tenemos a nuestros hijos desaparecidos, nuestros esposos desaparecidos, todavía no han condenado a las personas que han asesinado, todavía no me han devuelto mi tierra, todavía no puedo retornar a mi territorio… Yo creo que es ahí donde el gobierno tiene que comenzar, partir de la sinceridad y comenzar a decir qué es lo que realmente quiere y cómo lo quiere obtener”. 






Waira Nina Jacanamijoy- Mutumbajoy, coordinadora del Consejo Departamental Indígena del Caquetá


Waira
“Yo les diría a ellos que dentro de la negociación tuvieran en cuenta la voz de las comunidades indígenas para aportar a esta paz que tanto reclamamos. No puede haber una negociación de paz si no involucramos las voces de esas comunidades que están sufriendo el conflicto. Cuando uno escucha la voz de los que realmente están sufriendo el conflicto, pienso que puede haber muchas salidas para aportarle a todo este nudo que hay entre lo que vivimos las comunidades indígenas en estas regiones, donde prácticamente ninguna de las comunidades son visibles. Les pongo sobre la mesa esa palabra”. 






Jazmín Romero Epiayu Organización Fuerza de Mujeres Wayuu


DSC_0166
“Una de las propuestas claras que queremos asumir y que se dé una paz duradera es decirles a los que están sentados en la mesa que no se levanten hasta no cumplir con el objetivo de acabar con el conflicto armado en nuestro país. Es el punto que nosotros les exigimos. Y en el tema de lo territorial es la depuración de la fuerza pública. No es justo para nosotros hablar de una paz en donde existan tantos militares, más que personas. Y también la política pública de la inclusión, en donde exista el enfoque diferencial de todos los pueblos”




 

 

Marina Gallego.  Coordinadora nacional de la Ruta Pacífica de las Mujeres


marinagallego
“Deben  llegar a un acuerdo de terminación del conflicto. Esta sociedad no resiste en términos de lo que nos va sucediendo también como sociedad: la degradación política, social, económica… Creo que es el tiempo. Ya está atrasado el tiempo. El conflicto debía haberse negociado hace muchos años, eso dicen las mujeres. Y que si no se culmina con un pacto es también algo que, tanto a este gobierno o a los nuevos gobiernos como a las guerrillas, creo que la historia se lo va a cobrar muy fuerte. Nosotras nos comprometemos como mujeres a que vamos a trabajar muy fuertemente en la construcción de la paz”




 

 

Valentina González Villegas


valentinagonzalez
“Yo diría que sería muy importante asumir responsabilidades políticas como grupo. Creo que eso daría legitimidad al proceso. Asumir frente a lo que ha sucedido en las regiones, frente a lo que ha sucedido con su gente,  porque son un ejército y tienen línea de mando, para que en realidad se genere un cambio y haya credibilidad porque si no, no la va a haber. A nosotras nos impactaba mucho al inicio del diálogo cuando, no recuerdo cuál de los comandantes, decía: las Farc nunca ha tenido nada que ver con el narcotráfico.  Yo creo que eso no le aporta nada a un país. Y para nosotras el asunto clave: la violencia sexual, que haya responsabilidades, que asuman responsabilidades políticas frente a eso y frente al reclutamiento de niños y niñas”.   




 

 

Lourdes Castro, asesora de la parlamentaria andina Gloria Flores


lourdescastro
"Que se escuchen a los sectores sociales. Ellos tienen la posibilidad de hacer un acuerdo histórico para cambiar la realidad de este país pero no son los únicos. Este país es diverso y tienen que escucharse sus distintas voces”.





 

 

Juan Houghton de País Común


Tienen que parar la guerra. La guerrilla tiene que entender que ese es un mensaje que también nace del movimiento popular, y el Estado tiene que entender que ese es un mensaje que también nace de sus propias bases sociales. Con la guerra estamos perdiendo todos. En la paz van a ganar algunos, incluso de manera un tanto ilícita porque la paz también puede ser un negocio. Pero en esencia la paz favorece más al movimiento social y favorece la democracia. No hay que pararse de la mesa, hay que llegar hasta el último momento. Y lo más importante, hay gente en Colombia dispuesta a defender el proceso de paz, cosa que antes quizás no estuvo tan abiertamente claro”.





Humanas-Fokus






Corporación Humanas Colombia

Carrera 7 Nro. 33 - 49 Oficinas 201

PBX (571) 805 06 57 Teléfono: (571) 288 03 64

www.humanas.org.co - humanas@humanas.org.co

Bogotá Colombia

Contáctenos

Nombres
Correo
Comentarios
Proyecto:Observar formar e informar para una paz con justicia de genero / Comité editorial: Adriana Benjumea, directora; María Adelaida Palacio, coordinadora jurídica; July Fajardo, coordinadora de investigaciones y Ximena Correal, comunicadora.
Copyright © 1999-2013 Intelligent Web Ver 8.3 All Work Solutions Ltda. Todos los Derechos Reservados - www.pazconmujeres.org